Mala praxis

La responsabilidad producto de una mala praxis médica, constituye un capítulo mas de la responsabilidad civil en general con todo lo que ello conlleva. No obstante, esta tiene características propias, en cuanto a la forma de cuantificación de los daños ocasionados.

Para acreditar el daño, deberá probarse que el médico ha obrado con culpa y el nexo causal entre daño y culpa. Una vez probado esto surge la obligación del resarcimiento, ya que ha habido una conducta antijurídica. 

Los daños indemnizables el daño físico (lesiones), el daño material (daño económico, incapacidades orgánicas y psíquicas), y el daño inmaterial o moral (sufrimiento, angustias, dolor).

Sujetos responsables

Habrá que demandarse tanto al médico responsable como al sanatorio, clínica o centro asistencial para el cual trabajaba aquel al momento del hecho en cuestión (sea privado o público).

Ante un fallecimiento producto de una mala praxis médica, se encuentran habilitadas para litigar en nombre del fallecido los herederos del causante (padres, cónyugues, hijos y nietos sin que se excluyan unos a otros).

Volver a Inicio