[edsanimate_start entry_animation_type= “slideInLeft” entry_delay= “0” entry_duration= “1” entry_timing= “cubic-bezier(0.165, 0.84, 0.44, 1)” exit_animation_type= “” exit_delay= “” exit_duration= “” exit_timing= “” animation_repeat= “1” keep= “yes” animate_on= “scroll” scroll_offset= “20” custom_css_class= “”]División de condominio[edsanimate_end]

En los casos en los que se producen conflictos entre condóminos, existen diversas vías para arribar a una solución, desde la mediación hasta el último remedio posible, la vía judicial.

La mediación pretende que las partes lleguen a un acuerdo. El mediador es un profesional que cuenta con las herramientas apropiadas para propiciar un acuerdo, evitando así la vía judicial. No obstante, de resultar infructuosa esta vía, podrá acudirse a los tribunales para conseguir una solución a dicho conflicto.

Entonces, los casos en los cuales se recurrirá a la vía judicial, una vez resultado insuficiente la mediación para arribar a un acuerdo son: cuando no haya conformidad entre los condóminos sobre la venta o la forma de venta de la propiedad, cuando algún copropietario esté desaparecido o sea imposible contactar con él.

El juicio finaliza con la sentencia, que a excepción de cuestiones de propiedad, de legitimidad o casos de indivisión forzosa, será estimatoria de la división.